Calculando nuestra frecuencia cardíaca óptima

Conocer tu frecuencia cardíaca máxima te ayudará a adelgazar

Para realizar ejercicios tanto aeróbicos como anaeróbicos de forma óptima es mecesario calcular tu frecuencia cardíaca máxima y óptima. Una de las formas más rápidas de obtener la frecuencia cardíaca máxima es restar tu edad al número 220. Por ejemplo, si una persona tiene 30 años entonces su frecuencia cardíaca máxima será de 220 – 30 = 190 pulsaciones por minuto.

El siguiente paso es multiplicar la cifra obtenida por 0.65, con lo que obtendremos una frecuencia cardíaca equivalente al 65% de la frecuencia anterior. Usando el mismo ejemplo, si la frecuencia cardíaca máxima ha sido de 190 pulsaciones por minuto:

190 x 0.65 = 123.5 pulsaciones por minuto

El 65% de nuestra frecuencia cardíaca máxima será el límite inferior de la zona óptima de entrenamiento

Para calcular el límite superior habrá que realizar el mismo proceso, pero ahora multiplicando nuestra frecuencia cardíaca máxima por 0.85. Siguiendo con el mismo ejemplo:

190 x 0.85 = 161.5 pulsaciones por minuto

La importancia de ejercitarse en la franja cardíaca adecuada

En este ejemplo hemos obtenido un rango de frecuencias cardíacas óptimas que varía entre 123 y 161 pulsaciones por minuto. Cuando realices ejercicio, tu frecuencia cardíaca debería estar dentro de este rango, y siquieres quemar más grasa lo ideal es que se encuentre en la zona inferior de este rango de frecuencias. Ejercitarse en esa zona permite a nuestro organismo conseguir suficiente oxígeno como para que las células puedan utilizar la grasa corporal como combustible principal. Si te entrenas en la zona superior de este rango de frecuencias quemarás más calorías, aunque la mayoría de la energía utilizada serán hidratos de carbono en vez de grasas.

Puedes comprobar tu frecuencia cardíaca durante el entrenamiento manualmente, pero antes es recomendable bajar un poco el ritmo para concentrarse mejor. La forma adecuada de hacerlo es colocando los dedos índice y anular en la cara interna de tu muñeca, y contar cuántas pulsaciones tienes cada 10 segundos. Multiplicando este número por 6 obtendrás tu frecuencia cardíaca. Lo más preciso es sin duda utilizar uno de los muchos pulsómetros digitales que están disponibles en el mercado, que al estar acompañados de un reloj de muñeca te permiten fácilmente comprobar cosas como la frecuencia cardíaca en el momento, la media de la sesión de entrenamiento, el tiempo que llevas entrenando…

Existen otros trucos que te pueden ayudar a quemar grasas de forma rápida. Tom Venuto es un culturista experto que ha ayudado a muchos profesionales a eliminar grasa corporal antes de competiciones de culturismo. Visita su web aquí.