Cómo almacena grasa nuestro organismo

La grasa, tejido subcutáneo

La mayoría de la grasa que almacena nuestro organismo se almacena como tejido subcutáneo, debajo de la piel en forma de grasa subcutánea. Este tejido está formado por células grasas. Un ser humano puede tener entre 50 y 200 miles de millones de células grasas distribuídas por nuestro cuerpo, número que depende de varios factores como por ejemplo el sexo. En el caso de las mujeres hay una mayor cantidad de tejido adiposo en zonas como los pechos, caderas, nalgas y cintura. En lel caso de los hombres, el porcentaje de grasa subcutánea es mayor en los pectorales, el abdomen y las nalgas.

Riñones e hígado, otros sospechosos habituales

La grasa también puede encontrarse alrededor de los riñones, del hígado, incluso dentro de los músculos. De hecho a medida que nos hacemos mayores la cantidad de grasa almacenada en los músculos tiende a aumentar, de manera que no nos percataremos de que los niveles de grasa han aumentado como cuando la grasa se acumula en nuestra cintura. Si nuestro nivel de actividad disminuye es probable que el volumen de nuestro tejido muscular disminuya y sea reemplazado por grasa, con el resultado de perder fuerza con la edad. No obstante el volumen de nuestros músculos aumentará ya que la grasa es menos densa que el tejido muscular.

Cómo se almacena la grasa

La única función de las células grasas es almacenar moléculas de grasa, formadas cuando la cantidad de ácidos grasos en la sangre aumenta (por ejemplo después de una comilona). Un incremento en la concentración de ácidos grasos en sangre activa los enzimas situados en el tejido graso que se encargan de convertir los ácidos grasos en moléculas de grasa (triglicéridos).

De hecho, a medida que ganamos peso y nos volvemos más gordos el número de células grasas no aumenta. Lo que ocurre es que cada célula contendrá una mayor cantidad de moléculas de grasa, por lo que estas células habrán aumentado en tamaño, no en cantidad.

Cómo se utiliza la grasa corporal

Cuando nuestro organismo necesita utilizar la grasa que ha almacenado previamente, utiliza enzimas para romper las moléculas de grasa y liberar glicerol y ácidos grasos en el torrente sanguíneo. Los ácidos grasos llegan hasta los músculos que necesitan energía extra, traspasan la membrana celular y llegan hasta las mitocondrias. La mitocondria es el motor de las células: se encargan de extraer energía de grasas e hidratos de carbono para producir Adenosín Trifosfato – la forma de energía que las células saben utilizar.

Reducción de grasa corporal almacenada de una zona concreta

Es imposible eliminar la grasa corporal de una zona determinada de nuestro organismo. No obstante, realizando ejercicio regularmente y siguiendo una dieta sana y equilibrada es posible reducir la cantidad total de grasa corporal, lo que ayudará a reducir la cantidad de grasa de las partes de nuestro cuerpo donde la grasa suele ser más visible (caderas, nalgas…).