contar calorias - como llevar la cuenta de las calorías

Hoy en día todo el mundo entiende que para perder peso necesitamos ingerir menos calorías de las que consume nuestro cuerpo, y que el proceso de reducción de calorías debe ser algo gradual. Muchas personas que realizan una dieta adquieren una fijación excesiva en el número de calorías exacto de cada uno de los alimentos que comen. ¿Es tan importante contar la cantidad de calorías exactas que se ingieren?

La respuesta es… realmente no.

Piensa un poco sobre ello: hay tantas variables que afectan a la cantidad de energía que nuestro organismo consume al cabo del día que un pequeño error al contar las calorías que ingerimos será poco relevante. Mientras seamos capaces de mantenernos activos cada día, no debería ser importante obcecarse con la cantidad de calorías exactas que ingerimos. Por ejemplo, un día puedes llegar a gastar hasta 2000 calorías, y si has comido alimentos con 1500-1800 calorías entonces aún seguirás en el camino correcto para perder peso. En este ejemplo, tanpoco importa mucho que la cantidad dexacta de calorías ingeridas sean 1500 calorías.

Un problema puede estar en los días en los que terminemos por quemar menos calorías de las que ingerimos, por ejemplo días en los que estemos agotados después de una larga jornada de trabajo y no nos apetezca ir al gimnasio. No podemos hacer gran cosa sobre esos días, pero sí podemos realizar pequeños ajustes a nuestra dieta; si sabes con certeza que has realizado menos ejercicio del habitual, puede soptar por cenar algo más ligero para compensar. La idea es que tampoco es necesario contar exactamente cuántas calorías tengo que ingerir de menos en esos días; simplemente trata de adaptarte de manera aproximada al nivel de ejercicio realizado cada día. Este proceso debería ayudarte a perder peso de manera consistente.