Cual es el mejor momento para quemar grasa corporal

Por Tom Venuto

¿Cuál es el mejor momento del día para realizar ejercicio aeróbico? La respuesta es: en cualquier momento! Lo más importante es que lo hagas, que te ejercites. Para que un ejercicio cardiovascular como nadar, trotar, subir escaleras o montar en bicicleta sea efectivo tendrás que realizarlo durante al menos 30 minutos. Con esto conseguiras quemar grasa, sim importar cuándo lo realices. No obstante, si quieres sacar el mayor beneficio posible de tus entrenamientos deberías considerar la opción de levantarte temprano y hacer ejercicios de cardio antes de desayunar. Realizar ejercicios de cardio temprano y con el estómago vacío tienen tres ventajas:

  1. Temprano, antes de desayunar, tus niveles de glucógeno en el hígado y los músculos (carbohidratos almacenados) son bajos. Si has cenado a las 9 de la noche y desayunas a las 7 de la mañana, eso son 10 horas sin comer nada. Durante estas diez horas losniveles de glucógeno en tu organismo disminuyen lentamente para proporcionar glucosa necesaria en determinadas funciones corporales, incluso dormido. El resultado es que al levantarte tendrás niveles bajos tanto de glucógeno como de azúcar: el mejor escenario para quemar grasas en vez de hidratos de carbono. La cantidad de grasa de más que quemas es incierta, sin embargo algunos estudios han sugerido que se llega a consumir un 300% más de grasa corporal cuando se realizan ejercicios aeróbicos con niveles bajos de glucógeno.

    ¿Por qué ocurre esto? Muy sencillo: los hidratos de carbono son la fuente de energía preferida por nuestro organismo. Cuando esta fuente de energía escasea, el cuerpo tendrá que recurrir a otro combustible: la grasa corporal. Si realizas ejercicios de cardio justo después de comer quemarás grasa, sí… pero antes gastarás todos los hidratos de carbono que acabas de ingerir. Al ejercitarte siempre consumirás tanto hidratos de carbono como grasas, pero la proporción en la que los consumas variará dependiendo de cuándo te ejercites. Si levantarte temprano para realizar ejercicios de cardio no es una opción para ti, la segunda mejor opción es justo después de entrenar con pesas. Levantar pesas es un ejercicio anaeróbico, por lo que quemarás principalmente carbohidratos. El efecto en tu organismo será similar al de realizar ejercicio aeróbico con el estómago vacío.

  2. El segundo beneficio que obtienes de una sesión de cardio temprana es quemar más grasa incluso después de terminar de ejercitarte. ¿Por qué ocurre? La explicación es que una sesión intensa de ejercicio cardiovascular puede mantener a tu metabolismo acelerado durante horas. Si te ejercitas por la noche este efecto se verá reducido cuando te vas a dormir, ya que el metabolismo baja de golpe en cuanto te duermes. Estando dormido, la tasa metabólica es más baja que en cualquier otro momento del día.
  3. Quemar más grasa corporal no es el único motivo por el que deberías hacer ejercicios de cardio temprano. El tercer beneficio es la sensación vigorizante que permanece contigo durante todo el día. El ejercicio puede ser una experiencia entrenenida y divertida, pero además cuanto menos apetezca realizarlo (como por la mañana) mayor será la sensación de satisfacción cuando lo realices.

Tal vez sea complicado para ti levantarte temprano y encontrar la motivación necesaria para entrenar. Párate a pensar en todos aquellos momentos de tu vida en los que has superado una situación complicada; ¿a que te sentías muy bien una vez superado el problema? Completar cualquier tarea, sobre todo una que involucre ejercicio físico, te proporcionará un plus de motivación. Fisiológicamente, el ejercicio libera endorfinas, que son hormonas parecidas a los opiáceos y cientos de veces más poderosas que la morfina. Las endorfinas crean un estado de “subidón” natural que te ayudarán a sentirte más positivo y eufórico. Las endorfinas reducen tu nivel de estrés, mejoran tu estado de ánimo, favorecen la circulación y reducen los dolores. Esta sensación también tiene su efecto psicológico: levantarte temprano y cumplir un objetivo te proporciona una sensacion de satisfacción que te acompañarça durante el resto del día.

Entonces dices no ser una persona madrugadora? No te preocupes, yo tampoco. Si no fuera por el despertador me levantaría todos los días casi a la hora de comer, pero me levanto temprano porque se que el esfuerzo vale la pena. Cuando tengo una competición de culturismo y me marco un objetivo ambicioso como bajar hasta un 4 o 5% de grasa corporal, estoy 45 minutos subiendo y bajando escaleras por la mañana. Seguro que es todo un reto, pero al cabo de un par de semanas se convierte en un hábito. Inténtalo, verás como al cabo de dos o tres semanas te volverás “positivamente adicto” al ejercicio matutino. Cuanto más te ejercites por la mañana, más querrás repetir. Antes de que te des cuenta el ejercicio de cardio matutino se habrá convertido en tu nueva rutina y te sentirás más en forma, tu metabolismo se potenciará y te encontrarás mejor durante todo el día.