Dietas líquidas para adelgazar

Las dietas líquidas son muy populares porque son muy fáciles de utilizar. Existen dos tipos de dietas líquidas: las dietas líquidas bajas en calorías deben seguirse sólo bajo estricta supervisión médica. Esta dieta proporciona unas 400-800 calorías al día, habitualmente en forma de batidos ricos en proteínas.

Esta dieta está pensada para personas realmente obesas que NECESITAN perder una gran cantidad de peso rápidamente. Esta dieta consiste en sustituir una o dos comidas por líquidos. Cualquier persona que pretenda comenzar una de estas dietas deberá consultarlo de antemano con su médico de cabecera.

Cómo funcionan las dietas líquidas

La parte positiva es que las dietas líquidas bajas en calorías hacen que el cuerpo queme grasas y se puedan perder hasta 2 kilos por semana. Una dieta efectiva de estas características incluye:

Esta dieta inlluye un programa de ejercicio de 30 minutos al día, seis días a la semana. Diversos grupos de apoyo pueden ayudar a las personas que siguen esta dieta a que se motiven para continuar con la dieta y el ejercicio. El problema, al igual que con el resto de dietas, no es bajar de peso sino evitar recuperarlo. Aproximadamente el 95% de las personas que terminan una dieta vuelven a sus antiguos hábitos alimenticios y recuperan todo el peso perdido. Esto se conoce como el efecto yo-yo.

Las personas que siguen una dieta a base de líquidos bajo supervisión médica comienzan a ver resultados al cabo de pocas semanas. Sus electrocardiogramas y análisis de sangre muestran una reducción en niveles de azúcar, lípidos y presión arterial. Para mantener alta la motivación de continuar con la dieta es necesario que un médico controle regularmente el peso del paciente. Normalmente las personas muy disciplinadas pierden peso rápidamente porque están muy motivados. Generalmente cuanto más obesa sea una persona mayor será la reducción de peso.

Consecuencias negativas

Las personas que sólo sean ligeramente obesas pueden perder demasiada masa corporal, lo que aumenta la posibilidad de sufrir problemas cardíacos. Las dietas líquidas ricas en proteínas se han asociado con arritmias cardíacas. Los diabéticos necesitan una supervisión constante porque los niveles de azúcar en sangre con esta dieta pueden variar mucho. Personas con problemas cardíacos o una presión arterial demasiado alta deberían evitar esta tipo de dietas ya que contienen habitualmente 500 miligramos de sodio por día. 
 

Hay una gran cantidad de productos disponibles, y hay que tener cuidado porque algunos de ellos no están respaldados por evidencias científicas; algunos anunciantes pueden no proporcionar la información necesaria sobre el ritmo de pérdida de peso, riesgo de volver a ganar peso, riesgos asociados con esta dieta… Puede que no te digan, por ejemplo, que las dietas líquidas proporcionan solamente un 36% de la cantidad diaria de fibra recomendada, entre 18 y 23 aminoácidos y puede que carezcan de las vitaminas y minerales necesarios. Sin todo esto, tu organismo será más susceptible de contraer enfermedades e infecciones. Eventualmente este tipo de dietas pueden desembocar en anemia, mareos, constipados…