Ejercicio anaerobico - Perder peso con ejercicio anaerobico

Consumiendo hidratos de carbono

Las palabras aeróbico y anaeróbico se refieren a los distintos tipos que tiene nuestro organismo para quemar energía. Aeróbico quiere decir “con oxígeno” y anaeróbico “sin oxígeno. La grasa necesita oxígeno para ser consumida, por lo que para quemar grasa realizando un ejercicio tendremos que movernos lenta y suevamente. Esto permite a las células musculares adquirir energía en forma de grasa gracias al suministro de oxígeno, por lo que la fuente de energía principal será la grasa corporal.

El ejercicio anaeróbico requiere moverse a una mayor velocidad y lleva asociado un mayor esfuerzo. Ejercitarse de esta forma quema más calorías pero también se traduce en una mayor demanda de oxígeno para que las células sigan consumiendo grasa. Cuando respiramos más rápidamente comenzamos a necesitar más oxígeno del que obtenemos, por lo que nuestras células pasarán a quemar hidratos de carbono, que es un combustible que se puede utilizar rápidamente y no requiere oxígeno.

La intensidad de los ejercicios aeróbicos es más elevada

Los ejercicios anaeróbicos más intensos como carreras de velocidad requieren un mayor esfuerzo y como resultado el 95% de la energía utilizada serán hidratos de carbono. Aunque el ejercicio anaeróbico quema más hidratos de carbono puede ser extremadamente importante en cualquier dieta. Los ejercicios anaeróbicos ayudan a quemar grasa indirectamente al provocar un incremento de nuestro metabolismo basal. El experto en fitness Tom Venuto ha enseñado a miles de personas de todo el mundo cómo realizar ejercicios anaeróbicos para quemar la grasa almacenada indirectamente.