Hidratos de carbono simples y complejos

Qué son los hidratos de carbono

Todos los hidratos de carbono están compuestos de azúcares. Aunque hay distintos tipos de azúcares, nuestro organismo convierte todos los azúcares en glucosa, la fuente de energía favorita de nuestro cuerpo. La glucosa es un tipo de azúcar presente en la mayor parte de los alimentos, si bien algún alimento puede contener otros azúcares distintos.

Ejemplos de estos otros azúcares serían la fructosa en la fruta, la lactosa en la leche, la galactosa… Muchos azúcares son digeridos y absorbidos y convertidos en glucosa, aunque algunos otros, los que llamamos fibra vegetal, no pueden ser asimilados por nuestro organismo.

Los hidratos de carbono complejos son moléculas simples de azúcar unidas formando una cadena. Los enzimas digestivos tienen que trabajar más duro para romer estos enlaces y obtgener los azúcares individuales cuando realizamos la digestion que si ingerimos azúcares en “estado puro”. Por este motivo la digestión de hidratos de carbono complejos lleva más tiempo. Al ser moléculas de absorción lenta, nos ayudan a suministrar a nuestro cuerpo energía de manera más constante y esto limita la cantidad de azúcar que será convertido en grasa y almacenado como grasa corporal.

Qué son los hidratos de carbono simples

Los hidratos de carbono simples son moléculas de azúcares más pequeñas. Por ejemplo, los mismos azúcares como la glucosa o la fructosa (monosacáridos) o dós moléculas de azúcar unidas entre sí (disacáridos).

Estas moléculas se digieren rápidamente ya que nuestro cuerpo puede absorber los azúcares simples inmediatamente, y además los enzimas digestivos pueden romper con facilidad los enlaces de los disacáridos.

La rápida absorción aumenta la posibilidad de que el azúcar sea convertido en grasa, sobre todo si se ha absorbido energía en abundancia. Alimentos como pasteles, galletas, chocolate…contienen muchos azúcares y calorías “vacías”. Como nuestras células normalmente no necesitan tal cantidad de energía de golpe, los azúcares serán o convertidos en glucógeno (azúcar almecenado en las células) o convertidos en grasa. Cada célula puede almacenar sólo una cantidad limitade de glucógeno, por lo que cuando se sobrepasa esta cantidad el resto de azúcares se transformará en grasa corporal. Recuerda, los niveles de glucógeno bajarán si realizas ejercicios anaeróbicos.

Otros alimentos naturales como la fruta contienen azúcares simples, pero como la cantidad de energía que contienen es mu baja el riesgo de que los azúcares se conviertan en grasa es menor. Además, muchas frutas tienen un alto contenido en fibra, lo que ayuda a que realicemos una digestión más lenta y esto limita la cantidad de azúcar que suministramos a nuestro cuerpo de golpe.

¿Por qué son tan importantes los hidratos de carbono?

Los hidratos de carbono son la fuente principal de energía de nuestro organismo. Esta energía puede ser liberada fácil y rápidamente para cubrir cualquier necesidad inmediata. Los hidratos de carbono no necesitan oxígeno para ser empleados, razón por la que se utilizan para aportar energía en la mayoría de las contracciones musculares. Evidentemente, esto implica que ingerir la cantidad necesaria de hidratos de carbono es muy importante, sobre todo si realizas ejercicio regularmente.