La frontera de la pérdida de peso

¿Por qué llega un punto en el que no bajamos más de peso?

Nuestro organismo alcanza esta frontera cuando intentamos bajar de peso porque la diferencia entre la cantidad de calorías ingeridas y la cantidad de calorías quemadas se vuelve a equilibrar. El cuerpo humano tiende a este estado, ya que necesita recuperar este equilibrio, es una cuestión de supervivencia. Si reducimos las calorías ingeridas, nuestro cuerpo se acostumbrará a esta ingesta reduciendo el metabolismo, adaptándose para sobrevivir. Nuestro cuerpo tiene mecanismos fisiológicos que hacen que se alcance esta situación de equilibrio con relativa rapidez.

El proceso que lleva a alcanzar el nuevo punto de equilibrio, la frontera de nuestra pérdida de peso
Para perder peso necesitamos crear un balance negativo de calorías, un déficit calórico. Esto es un hecho. El número de calorías que ingerimos debe reducirse para poder ver algún resultado, por ejemplo si quitamos 500 calorías de nuestra dieta diaria podremos perder peso en una semana o dos.

Durante este tiempo nuestro cuerpo sigue necesitando la misma cantidad de energía, por lo que comienza a recurrir a la energía almacenada para cubrir este déficit. Pero a medida que nuestro cuerpo recurre a las proteínas que tenemos, esto resulta en un metabolismo más lento.

De hecho la pérdida de proteínas y masa muscular puede pasar desapercibida cuando te mires en el espejo. El estómago es una de la áreas típicas de donde se comienzan a extraer estas proteínas; como ingerimos menos alimentos necesitaremos menos capacidad estomacal. ¿No te has dado cuenta de que ahora no puedes comer esas comilonas que comías antes? Esta es la razón.

Una tasa metabólica más lenta.

La pérdida de peso inicial disminuye a medida que nuestro cuerpo pierde masa muscular, hasta el punto en el que nuestro cuerpo se acostumbra totalmente a la nueva cantidad de calorías diarias. Hemos alcanzado la “frontera”. Nuestro cuerpo necesita ahora menos energía para realizar los mismos procesos que antes, por lo que no bajaremos más de peso. Por este motivo necesitamos desarrollar un plan para perder peso a largo plazo.

Efecto secundario de reducir las calorías ingeridas: quemamos menos calorías

Como nuestro cuerpo se vuelve poco a poco más ligero, quemamos menos calorías cuando nos movemos lo que resulta en un menor gasto calórico.

Esta reducción en masa corporal y menor gasto de energía ayudan a restablecer el equilibro energético. En resumidas cuentas, cortar 500 calorías de nuestra dieta dejará de ser efectivo a largo plazo porque el cuerpo no tiene déficit de calorías al haberse acostumbrado a tu nuevo estado.

Es crítico solucionar este problema, y una forma de hacerlo es reducir las calorías ingeridas poco a poco, lo que limita la pérdida de músculo y ayuda a mantener un metabolismo elevado. Por otro lado conviene realizar ejercicios ligeros los primeros 10-15 días para que nuestro cuerpo se acostumbre poco a poco a entrar en la fase de “quemar calorías”.

Si reducimos las calorías de golpe el cuerpo se verá obligado a recurrir a las proteína, sobre todo cuando tenemos pocos hidratos de carbono almacenados. Esto reduce nuestro metabolismo drásticamente, haciendo que dejemos de perder peso y desanimando a cualquiera que haya empezado una dieta. En este momento la gente suele rendirse y volver a comer como antes de empezar la dieta, lo que resulta en una mayor ganancia de peso.

El expérto en pérdida de grasa corporal Tom Venuto cree que muchas de las personas que comienzan una dieta deben parar la dieta durante períodos de una semana para reestimular el metabolismo y recuperar la cantidad de proteínas y energía. Una vez que las influencias hormonales se han estabilizado, se podrá volver a la dieta.

Evidentemente esto se traduce en que no se bajará de peso durante esa semana de descanso, pero ayudaremos a perder peso más rápidamente cuando retomemos la dieta. Tom también cree que este periodo de descanso ayuda psicológicamente. El libro Quema tu Grasa Corporal de Tom tiene un capítulo entero sobre este tema, incluyendo una lista de estrategias a seguir (capítulo 4). Puedes conseguir una copia en www.burnthefat.com