Principales tipos de ejercicios

Hay cuatro tipos de contracciones musculares

Hay una gran variedad de ejercicios para elegir, cada uno con beneficios concretos. Lo que es común a todos ellos es que todos requieren algún tipo de contracción muscular. Hay cuatro tipos distintos de contracciones musculares:

Isotónica

Todos los ejercicios que consistan en levantar peso requieren contracciónes isotónicas. Esto ocurre cuando el músculo se encoge al contraerse. Un ejemplo de contracciónes isotónicas puede apreciarse cuando flexionamos el músculo bíceps: permanece con el brazo horizontal y la palma mirando hacia arriba. Mide la longitud aproximada de tu bíceps, encoge el brazo y verás cómo el bíceps se encoge a medida que se contrae. Mídelo de nuevo contraído, y verás como es mucho más corto.
Otro ejemplo son los tríceps. Haz el mismo experimento y verás como también se encongen al contrarse.
Otros ejemplos son:

De hecho las contracciones isotónicas son las más habituales.

Excéntricas

Las contracciones excéntricas son las opuestas a las isotónicas: el músculo se alarga a medida que se tensa. Este tipo de contracciones son mucho menos comunes y no tan beneficiosas como las contracciones isotónicas. Un ejemplode estas contracciones es correr colina abajo, bajar escaleras o aterrizar en el suelo después de dar un gran salto.
Este tipo de contracciones no siempre es recomendado!

Isométricas

Una contracción isométrica tiene lugar cuando el músculo se tensa pero no hay movimiento, por lo que el tamaño del músculo no varía. Este tipo de contracciones también se conoce como contracciones estáticas. Algunos culturistas crean sus propios ejercicios que requieren contracciones isométricas para desarrollar más fuerza. Ejemplos de estas contracciones tienen lugar cuando sujetas un peso con tus brazos extendidos, o cuando intentas levantar un objeto inamovible.
Los ejemplos mencionados suelen estar relacionados con ejercicios más avanzados y no deben ser utilizados para bajar de peso!

Isokinéticas

Muy similares a las contracciones isotónicas, las contracciones isokinéticas hacen que el músculo se acorte a medida que se tensa. La diferencia es que la contracción isokinética requiere una velocidad constante durante todo el movimiento, por lo que para realizarlo adecuadamente será necesario contar con el equipo correcto. Un ejemplo es el movimiento del brazo al nadar; la resistencia uniforme del agua ayuda a que esta contracción tenga lugar