Un salario bajo no tiene por qué llevar a alimentarse mal

Estos últimos tiempos se ha venido apreciando un incremento lento pero constante y acusado de los precios de los alimentos. El precio aumenta en origen, los costes de transportes aumentan con la subida del petróleo, los comercios tienen que subir el precio final para cubrir sobrecostes… como resultado, parece que cualquier alimento o comida que te quieras llevar a la boca es más caro que ayer, con la excepción de la comida basura. Todavía es posible encontrar comida basura barata prácticamente en cualquier parte del mundo.

Con el gasto de los hogares en alimentación subiendo y subiendo, no es de extrañar que muchas familias encuentren dificultades para seguir comiendo sano. En este artículo te proporcionaremos algunos consejos para comer como un rey con un sueldo corriente. Si estás dispuesto a poner algo de tiempo y esfuerzo en cocinar, entonces podrás comer muy bien un día tras otro sin gastar demasiado en el supermercado.

Estos consejos son:

En definitiva, hay muchas formas de ir ahorrando dinero poco a poco en la compra diaria. Si planificas bien tus visitas al supermercado podrás terminar con el carro de la compra lleno a un precio asequible en vez de terminar recurriendo a la comida basura.